El 91% de las medianas empresas considera que el camino hacia la digitalización empresarial será difícil

Los líderes empresariales buscan en la digitalización la vía para superar los retos regulatorios y poder crecer en sus negocios
Un estudio de Ricoh  ha desvelado que el 95% de las empresas medianas de Reino Unido, Francia, Alemania, Italia y España espera que la digitalización les proporcione ventajas de negocio. Además, las empresas medianas confían que el proceso pueda eliminar las barreras para su crecimiento. De estas barreras, los requerimientos regulatorios complejos y costosos son, según el 63% de los encuestados, los que probablemente se podrán superar al pasar los documentos del formato físico a digital.
Sin embargo, el 91% de los líderes de las medianas empresas cree que deberán enfrentarse a un camino más difícil en el proceso de digitalización que sus rivales en grandes y pequeñas empresas. Su mayor preocupación es la capacidad de las compañías a la hora de contratar personal para gestionar específicamente los procesos de digitalización. La percepción es que las pequeñas empresas tienen un camino más fácil hacia la digitalización, gracias a su mayor agilidad, así como por apostar abiertamente por la tecnología y comprender más y mejor los beneficios del proceso.
A pesar de estas preocupaciones, los líderes empresariales de las medianas empresas están impulsando iniciativas para transformar sus procesos de negocio, con un 94% ya invirtiendo específicamente en digitalización. De hecho, según el informe, los encuestados tienen probabilidades de invertir entre el 11 y el 20% de sus gastos de TI para el proceso.
La razón de este impulso es clara. En 66% de las empresas medianas está de acuerdo en que el entendimiento de los beneficios de la digitalización debería proporcionar a sus negocios una significativa ventaja respecto a sus rivales. Mejorando los procesos de negocio, el resultado positivo es más demostrable; mientras que el departamento de finanzas se ve como el principal beneficiario de la tecnología.
Para David Mills, CEO de Ricoh Europe: “Si bien una parte fundamental de cualquier proceso de digitalización es la tecnología, ésta es solo una de las piezas del puzle. Las empresas medianas tienen un claro apetito por la digitalización para mejorar los procesos y modos de trabajo, pero el progreso está siendo restrictivo por factores que están fuera de su control. La necesidad más amplia de apoyo a los problemas de las empresas medianas debe ser reconocida a nivel gubernamental en toda Europa. Esto significa que las medianas empresas deben ser tratadas como un grupo de negocios único y dinámico, y que se acabe con la burocracia innecesaria para que las firmas de todos los tamaños participen en una carrera abierta y justa hacia la digitalización”.
Las medianas empresas españolas, en línea con las europeas
Al igual que sus homólogos europeos, los decisores de negocio de las empresas medianas españolas consideran que el proceso de digitalización es más difícil para ellos que para las pequeñas y grandes compañías; y esperan que la digitalización mejore los complejos y costosos requerimientos regulatorios que impiden su crecimiento (78,70%).
Una mayor agilidad para la toma de decisiones relacionadas con la digitalización (56%), la posibilidad de contratar a gente específica para el proceso (44%) y una predisposición mayor hacia la tecnología y la digitalización (30,70%) son los principales aspectos que destacan como favorables para que el camino a la digitalización sea más sencillo en grandes y pequeñas empresas.
Para los responsables españoles, mejorar la eficiencia en los procesos de negocio es el principal beneficio de la digitalización (84% de los encuestados), seguido del ahorro de costes (78%) y del ahorro de tiempo de valor para los empleados (67,30%). A la hora de valorar si la digitalización supone una ventaja competitiva para el año 2017, las empresas españolas consideran en un 79,30% que sí lo será frente al 20,70% que lo ve como una ventaja marginal. Respecto a los presupuestos, el 42,70% de las medianas empresas españolas podría invertir entre un 11 y un 15% de sus gastos en TI en tecnologías de digitalización.
Los departamentos más beneficiados por la digitalización son, para los responsables españoles, las finanzas (60,70%), los departamentos de ventas (55,30%) y el servicio de atención a los clientes (34%).