madurez-digital

La madurez digital como generador de ingresos

Las organizaciones muestran su deseo de lograr la madurez digital pero necesitan ayuda

Más allá de la voluntad de lograr la madurez digital y el reconocimiento de los beneficios que ofrece, el estudio revela cómo algunos directivos podrían estar sobrevalorando la capacidad y el nivel de preparación de su organización.

El 50% de los encuestados identifica los siguientes obstáculos para alcanzar la madurez:

  • El cambio de funcionamiento de la organización para mantenerse al día de la nueva tecnología ya existente.
  • La alineación de la tecnología, los procesos y la forma de trabajar.
  • La incapacidad de lograr el objetivo de la madurez digital sin el apoyo de un colaborador externo.

El 71% de las organizaciones espera alcanzar la madurez digital en 2019

La mayoría de los directivos (71%) confía en que su compañía pueda pasar de la transformación digital a la madurez digital en tan solo cinco años, según el reciente estudio de Coleman Parkes encargado por RICOH*. Este informe revela que la madurez digital (que se produce cuando la organización utiliza herramientas avanzadas para lograr un mejor rendimiento del negocio, desarrolla iniciativas basadas en la tecnología y gestiona sus procesos digitalmente) es hoy en día una prioridad para el 77% de las compañías de Europa y Oriente Medio representadas en el estudio.

Las conclusiones destacan un optimismo generalizado que contrasta fuertemente con la percepción que tenían las compañías europeas de la transformación digital hace tan solo un año. En aquel momento, otro estudio indicaba que el 63% de los directivos de compañías europeas consideraba que su organización estaba lejos de estar preparada para la transformación digital **. Este gran cambio de percepción podría derivarse del ritmo tan rápido de los cambios tecnológicos, junto con el reconocimiento creciente de las ventajas que aporta a las organizaciones aprovechar la tecnología y los procesos basados en ella para lograr beneficios comerciales.

A pesar de que el coste que conlleva para las organizaciones se considera como el principal obstáculo para lograr la madurez digital según el 68% de los encuestados, los directivos son conscientes de sus beneficios económicos. Casi tres cuartas partes (73%) cree que lograr la madurez digital conducirá directamente a un aumento de los beneficios y el 62% afirma que aumentará el atractivo de su compañía frente a posibles inversores y nuevos propietarios.

Sin embargo, a pesar de estar de acuerdo sobre los principales beneficios que aporta la madurez digital, entre los que se han citado principalmente procesos de negocio más rápidos (80%), una mayor ventaja competitiva (70%) y una capacidad de toma de decisiones más ágil (69%), el estudio también lanza una advertencia. Parece haber un exceso de confianza entre los directivos en lo que respecta a la preparación y capacidad de sus organizaciones para alcanzar la madurez digital. Aun así, el 50% de los encuestados identifica los siguientes obstáculos para alcanzarla:

  • El cambio de funcionamiento de la organización para mantenerse al día de la nueva tecnología ya existente.
  • La alineación de la tecnología, los procesos y la forma de trabajar.
  • La incapacidad de lograr el objetivo de la madurez digital sin el apoyo de un socio externo.

David Mills, CEO de RICOH Europe, afirma: “En un año, la madurez digital se ha convertido en una fuente de optimismo para las organizaciones. Con el ritmo cada vez más intenso de los cambios tecnológicos y de las expectativas que se derivan de ellos, la madurez digital se ha convertido en la “nueva normalidad”. Sin embargo, los directivos deben superar los obstáculos existentes para garantizar que disponen de la infraestructura necesaria para apoyar este avance y alcanzar los múltiples beneficios de convertirse en una compañía digitalmente madura.

Para ello, es esencial disponer de unos procesos consolidados y contar con el soporte de un experto externo. Con una tecnología en constante evolución, las organizaciones deberán mantener su compromiso con el fin de lograr y conservar su estado de madurez digital. La revisión regular de los procesos, la mejora de las formas de trabajar y la integración de las nuevas tecnologías serán esenciales en la consecución de este objetivo. Para muchas compañías, la madurez digital puede convertirse pronto en un activo estratégico esencial, así como en un elemento clave para reforzar el atractivo, la reputación y los beneficios a largo plazo de la organización”.

Notas:

* Digital Maturity, estudio realizado por Coleman Parkes Research, julio de 2014 
** The Change Making CIO, estudio realizado por Coleman Parkes Research, julio de 2013

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

40 + = 44